"WWW.VICTIMOFART.COM" TU TIENDA ONLINE DE CAMISETAS, BOLSOS y DELANTALES ORIGINALES, DIFERENTES Y EXCLUSIVOS : CON DISEÑO Y CON ARTE CONTEMPORÁNEO. GRACIAS POR TU VISITA A NUESTRO BLOG Y GRACIAS POR DEJARNOS TU COMENTARIO.

_

13 ene. 2010

To be or not to be a Victim of Art

El Arte libera, pero a veces también encadena..

Tanto si se es creador o espectador, admirador de Arte, cuando alguien se acerca de muy cerca al Arte, no hay vuelta atrás posible.. Todas las Víctimas del Arte han vivido eso.

Se siente esa atracción y se cae en ella sin tener posibilidad de escapatoria.

La cuestión del placer que procura el Arte es variada, ya que existen muchos tipos de placer, todos muy íntimos y personales.

Queremos saber.

¿Eres o no eres una Víctima del Arte?


1 comentario:

  1. Francesco Policastro, pintor nos mandó este comentario que trasladamos aquí.

    Victim of art

    No me considero una víctima del arte sino todo lo contrario. El proceso creativo me libera de mis fantasmas y sufrimientos. Una víctima sufre mientras que en mi estudio consigo liberarme, inventar nuevos mundos y recrear mi realidad usando la fantasía como herramienta.

    Yo pienso que el artista no puede ser una víctima del arte, sin pensamos en Vincent Van Gogh como paradigma, se puede pensar que fue un fracasado porque durante su vida no consiguió vender sus obras excepto a su hermano, pero en su estudio, estoy seguro que contra todo pronóstico cuando pintaba no sufría sino gozaba, esto no quita que su enfermedad le hiciera sufrir. Es decir, el artista no puede abstraerse de su realidad pero la sublima cuando se pone a trabajar y se relaja, con el fin de expresar lo que lleva dentro. El triunfo o fracaso es siempre ajeno a él. Hay otros ejemplos: Isaac Albéniz el gran músico triunfó como pianista interpretando a otros compositores, entre ellos su amigo Maurice Ravel, pero el público se aburría cuando tocaba sus propias obras. En poesía Góngora no conoció el triunfo tampoco y únicamente se recupera su trabajo tres siglos después por la Generación del 27, sin embargo, hoy, tanto Van Gogh, Albéniz y Góngora son afamados maestros a quienes seguimos admirando.

    Una cosa es el proceso creativo que es íntimo y a veces lleno de contrariedades, sin que ello signifique sufrimiento ni victimismo y otra cosa es el reconocimiento al trabajo que uno realiza. Puedo sentirme mal porque no venda mis obras pero eso no es sufrimiento sino preocupación o incomprensión.

    La fama, el reconocimiento y el aplauso nos gustan a todos pero no confundamos los términos.

    Franco Policastro


    Un saludo
    Franco

    ResponderEliminar

AQUÍ SE PUEDE DEJAR UN COMENTARIO LIBREMENTE. ASÍ QUE DÉJANOS ALGO... NOS GUSTA TANTO LEER VUESTROS COMENTARIOS.

GRACIAS POR DEJAR EL TUYO.